jueves, diciembre 28, 2017

¿QUIERES CONOCER EL ATLAS A GOLPE DE CALCETIN?


Ya estamos allí, ayudando  en la carrera.

Conoce a JORGE DIVI. Una de las cabezas visibles en la TRANS ATLAS MARATHON. Jorge es el contacto en España  de esta espectacular carrera y tiene su sede en Sabiñanigo.Jorge es la persona ideal para aprender con el cualquier cosa sobre el Atlas, (Cordillera Marroquí), donde tiene una cantidad enorme de contactos. El ha diseñado todas las etapas de esta espectacular carrera que en su día vino a estar entre las 10 mejores carreras por etapas del mundo.
En este próximo 2018 en el mes de mayo. se vuelve a celebrar esta carrera con gran cantidad de corredores marroquís y Europeos. Me sorprendió cuando Jorge me dijo que en este año solo había participado un corredor español.
Por ello me interese por la carrera y aquí estoy hablando lo mejor posible de ella, pues tiene unas pintas extraordinaria. Son 6 etapas en donde se recorrerán 280km con 12000m de subida positiva. Se pasara por los sitios mas emblemáticos de la cordillera. Cada día se dormirá en un campamento distinto montado por la organización, donde cada tarde noche se tendrá tiempo para disfrutar del descanso y compartir vivencias con los corredores. Pienso que tiene una pinta buenísima. Si te estas planteando para el próximo año unas vacaciones cañeras y distintas aquí tienes una oportunidad. Próximamente colgare los track y los recorridos.
PIENSATELO


 
Jorge/Jordi Diví     +(34) 629 88 44 81    
  
 
 

Recorrer el Transatlas en BTT con Jorge Diví

Jorge Diví ha recorrido Marruecos desde 2006, a pie, volando en parapente y fundamentalmente pedaleando. Algo más de 3.000 kilómetros a través del Saghro y el Alto y Medio Atlas que quedan reflejados en su nueva guía Transatlas. Marruecos en BTT

jueves, diciembre 21, 2017

ESTO ES CARROS DE FUEGO RUNNING

- Distancia: 66 km.
- Subida Acumulada: 4315 m.
- Desnivel acumulado: 8630m.
-Altura mínima: 1850 m.
-Altura máxima: 2745 m.
-Tiempo: 12h51´
-Velocidad de 6´5 km/h.
-Subidas de 800m de desnivel:
Collado de Contraix.
Subida de Monestero.
-Época: Verano, Otoño.

RUTA VIRTUAL
PROYECION FOTOS

Descripción de la ruta:
Increíble y magnifica vuelta al Parque nacional d´Aigues tortes y San Mauricio dentro del Pirineo Leridano. Carros de fuego es una ruta dentro de un ambiente de alta montaña en la que se bordea importantes cimas que se acercan a los 3000m de altura y llega a una gran cantidad de ibones. Estos lagos aportan a esta ruta en todo su recorrido arroyos, ríos, barrancos en donde en ningún momento nos faltara el agua.
Una serie de nueve refugios son los puntos clave a seguir esta vuelta y de los cuales podremos salir del que mejor nos convenga. Podremos reservar previamente noche para dormir. Aparte todos los refugios están guardados y en todos ellos podremos parar a comer.
En este caso la ruta la vamos a comenzar en el Refugio d´Estany Llong (2000m). Para llegar aquí podemos subir unos 7 km aproximadamente andando desde San Nicolás en el Valle de Boi y en este caso la vuelta la realizaremos en sentido de las agujas del reloj.
Tras salir del Llong y descender un poco hasta las praderas de la Centraleta, tomaremos para empezar un sendero, al principio llano, el que enseguida empezara a ascender para ir complicándose en su parte final a consecuencia de su gran desnivel a salvar, para llegar al collado de Contraix (2745m) Pasaremos entre grandes bloques de granito y bordearemos su colgado y hermoso lago. Hasta aquí hemos corrido (770m en 5 km). La bajada se va a hacer dura. Hay que seguir sorteando y buscándonos paso entre estos enormes bloques hasta llegar al Ibón de Colleto, de donde tendremos un excepte panorama del macizo de los Besiberris, picos que superan los 3000m. Así enseguida y pasando el collado más delicado del recorrido, llegaremos al refugio de Ventosa i Calvell (2220m). En todo momento seguiremos las marcas de la GR e iremos sorteando ibones dirigiéndonos hacia el norte. Así legaremos al collado de Coret de Oelhacrestada (2475m), debajo del pico Montardo. Este collado es el punto a donde hay que regresar si queremos bajar al refugio de La Restanca (2010m), que es uno de los dos refugios que nos tenemos que desviar para dar esta vuelta y que nos queda fuera de mano. Una vez de regreso al collado, atacamos el Port de Caldes (2550m), el que subiremos con comodidad donde tendremos que descenderlo y así llegar por un bonito valle al refugio de Colomérs (2130m), al lado del lago de grande de Colomérs y siguiendo la GR11. Esta parte de la vuelta comprende toda la parte norte del parque nacional, por lo que continuaremos saltando collados, ahora le toca el turno al Collado de Senrrosa (2706m) al que ascenderemos por una larga y vestida de un espeso matorral rastrero de alta montaña, el cual dominaremos siempre que sigamos la estrecha senda de subida. Una vez arriba ya por un sendero de mejor correr pero al que no hay que perderle la atención, bajaremos sin perder de vista a lo lejos, el pequeño refugio de Saboredo (2310m). Prados, lagos, picos, paredes y entre ellos buscamos paso para ascender al collado de Ratera déspota (2700m). Así volvemos a descender por empinados caminos que nos llevaran al pie de los Ibones de Munyera, al lado del acogedor refugio d´Amitges (2380m). Una larga pista de +/- 3km, en la cual será fácil ver algún todoterreno que hace paseos turísticos hasta este refugio. Seguimos descendiendo la GR11 por esta pista hasta llegar a un poste indicativo que nos indica el sendero para descender hasta el Lago San Mauricio el cual lo bordeamos hasta llegar a la carretera que tiene prohibido el transito de vehículos y que nos bajaría hasta el turístico pueblo d´Espot. Prácticamente tenemos la mitad del recorrido con una distancia de 35km y 2440m de subida acumulada. Desde aquí contemplaremos el fantástico pico de los Encantats (2745m), el cual su historia esta repletas de leyendas. Seguimos por la pista dirección a este pico, que enseguida nos llevara al pequeño refugio de Mallafre (1885m). Desde aquí y ya prácticamente tras un sendero que discurre entre bosque de pino negro, prados de montaña y el bonito Ibón de Monestero, subimos una larga y empinada cuesta que nos conduce al collado que tiene el mismo nombre que el Ibón, (2710m). Tomamos un respiro y toca bajar, al principio por una técnica diagonal donde predomina el verde de su hierba y donde luego habrá que sortear enormes bloques de granito hasta llegar al fondo del valle. De aquí siguiendo valle abajo, a escaso 1´5 km llegamos al bonito y espectacular refugio de Josep M. Blanc (2350m), rodeado del agua del Estany Truyo y de ese bosque salteado de pino negro al que le da a este lugar un encanto singular. Retrocedemos sobre nuestros pasos hasta ascender de nuevo ese 1´5 km y llegar al punto del valle de donde habíamos bajado del collado y donde seguiremos de nuevo este circo hasta su cambio de valle. Atravesaremos arroyos, y el Estany de Cap de Port para con otra fuerte subida, llegar al collado de Saburo (2780m), lugar por donde pasa otra variante de la GR11. Descenderemos por largas diagonales de roca suelta y bloques de granito y con cuidado bajaremos la canal que nos levara al Estany Mar, el cual bordearemos. Así llegaremos a otro de los refugios, en este caso el de Colomina (2395m). Acogedor y con unas vistas extraordinarias de todo lo que tiene a su alrededor. De este punto tenemos una zona bastante mas llana que la que hemos hecho hasta ahora, pero el cansancio acumulado se deja notar y cualquier repecho nos hace bajar la marcha. Desde el refugio aproximadamente, hemos corrido durante 5 km antes de afrontar la última subida y donde hemos ladeado el Estany de Tort para subir al collado de Dellui (2570m). Tras tomar un respiro y volver a contemplar el fantástico paisaje que nos rodea, nos lanzamos valle abajo hasta llegar por un terreno pedregoso mezclado con el pastizal que va asomando entre las rocas y el cual nos deja correr. Asi llegamos al ultimo Ibón (Estany Dellui). Aquí nos aparece de nuevo el bosque de pino negro y que sin ningún problema nos bajara hasta al punto de salida, el Refugio d´Estany Llong (2000m) y por tanto al final de esta fantastica e inolvidable vuelta de 66 km y 4315m de subida acumulada. Ruta totalmente recomendada y de la que es aconsejable madrugar si nos se conoce el terreno, pues puede ser fácil despistarse por la noche y aparecer en otro valle muy lejos de los sitios de los que teníamos que pasar.
 

domingo, diciembre 17, 2017

CORRIENDO POR LOS BELENES DE STA OROSIA

Día de belenes en el Pirineo. Ultimo fin de semana antes de las navidades. El club Mayencos de jaca coloca su Belen en Peña Oroel, La asociación cultural de Erata ponía su Belen en la ermita de San Benito de Erata casi a 2000m de altitud. Los clubes de Sabiñanigo, tanto la Peña Edelweiss que ponía su Belen en la cueva de Sta Orosia al igual que la gente del GMS que lo ponía en las fajas, debajo de las antenas de Sta Orosia. Magnifica mañana donde todo el puerto estaba nevado y las magnificas vistas que ofrece este monte, han hecho de esta mañana un día perfecto para visitar estas dos ultimas ubicaciones y a sus montañeros. Corriendo por estos lugares hemos  subido con Guillermo Gil y su perro Simón, por el camino de San Román y bajada por el camino de Isun. No sin antes tomar en este Belen, las pastas y el poncho tradicional de esta época del año.
Aquí queda alguna foto de este día.
Recorrido Tridimensional aquí.




 
 
 
 



 

viernes, diciembre 15, 2017

LA FASCITIS PLANTAR EN LOS CORREDORES

Este es un problema que solemos tener muchos corredores de montaña. 
Si quieres saber un poco sobre el tema, lee esto.
 

Los pies del corredor son como los neumáticos de un Fórmula 1, por mucho motor que se tenga (en este caso músculo) si los pies no van bien no hay nada que hacer. La fascitis plantar es uno de los grandes enemigos del corredor, por eso es mejor prevenir que curar.
La fascia plantar es la envoltura que cubre los músculos de la bóveda del pie, se extiende desde los dedos hasta el talón. Debido a la solicitación repetida de la planta del pie que supone el correr, músculos, ligamentos o huesos pueden afectar a esta fascia produciéndose una inflamación, es la temida fascitis plantar.
La fascitis plantar puede verse propiciada en el cambio de zapatillas o modificación de la pisada normal (cuestas, cambios de terreno…). Por eso es recomandable no hacer entrenos muy extensos con zapatillas nuevas hasta que nos acostumbremos a su pisada y no comenzar la temporada con mucho volumen de entrenamiento.
Al lesionarse la fascia el dolor es sensible en toda la bóveda plantar, pero al producirse excesiva tensión el dolor se localiza sobre todo en la parte posterior de la planta del pie, a la altura del hueso calcáneo, donde se es muy sensible a la presión. Por eso el dolor es muy sensible al andar, correr o al levantarnos cuando llevamos un tiempo sentados.

Cuando la fascitis plantar se vuelve crónica cualquier roce con el calzado o la simple pisada en el suele puede provocar dolor. Es normal que el dolor desaparezca en parte al calentar la zona, por eso con frecuencia los corredores no suelen quejarse al hacer los entrenamiento, sin embargo al enfriarse la zona el dolor vuelve en forma de fuerte punzada.
¿Se puede seguir corriendo con fascitis plantar? sí, se puede seguir rodando, pero tomando una serie de precauciones para que el dolor no aumente y la fascia se vaya recuperando. Por tanto se bajará la intensidad de los entrenamiento, se evitará correr sobre asfalto buscando superficies más suaves (cesped por ejemplo es una buena alternativa), los vendajes hechos por especialistas también ayudarán a descargar la zona y la aplicación de frío tras el entrenamiento harán que la fascia no se perjudique más aún y se ayude a su recuperación.

La mejor prevención es incluir un planteamiento efectivo de ejercicios de estiramientos a realizar con frecuencia. El estiramiento debe ser del antepié, tirando hacia nosotros. El uso alternativo de dos pares de zapatillas también ayudará, y si fuese conveniente con plantillas adecuadas a nuestra pisada.
Y como no el mejor consejo que se puede dar si ya sufres de fascitis plantar es acudir a tu médico o fisioterapéuta, que seguro que ellos saben mejor que nadie cuál es el mejor tratamiento y si puedes o no seguir corriendo (cuándo, cuánto, dónde y cómo).

Runner’s World

domingo, diciembre 10, 2017

MOMENTOS INOLVIDABLES DEL MUNDO DE LAS CARRERAS POR MONTAÑA EN ESTE 2017. POR RAMÓN FERRER.

Muchísimas fotos tenemos este año 2017 realizadas por Ramón Ferrer. Podéis ver si os reconocéis en alguna. Muchos amigos, muchos momentos, muchas carreras, muchos atardeceres, es como define Ramón este video. Corriendo o pillado por sorpresa. La verdad es que el trabajo que realiza este hombre no tiene precio. Siempre lo tenemos esperándonos en los collados, en las cimas, en la meta. El con su cámara siempre haciendo lo que mas le gusta, captando la sonrisa y el sufrimiento de los corredores.
Aquí tenemos un regalo de  este 2017 que nos ha dejado el. Una buena colección de sonrisas y de momentos únicos.
Ramón, te queremos.
 

viernes, diciembre 01, 2017

¿QUE SIGNIFICADO TIENE CORRER POR LA MONTAÑA?


CARRERAS POR O DE MONTAÑA, TRAIL, MOUNTAIN RUNNING O SIMPLEMENTE CORRER POR LA NATURALEZA. POR QUE LO QUE NOS IMPORTA NO ES LLEGAR ANTES O DESPUES SINO HABER DISFRUTADO DEL CAMINO.
 
Este articulo sobre correr por la montaña, lo he encontrado perdido entre mis documentos. Es de un amigo que lo escribió hace tiempos y me lo mando para que le echara un vistazo. Hoy lo he leído y me parece interesante para las personas que empiezan a correr por la montaña o están aprendiendo de ellas. Por esos deseo compartir este documento con vosotros. Espero que os resulte interesante.
 

Su nombre bien lo indica esta modalidad deportiva consiste en correr por la montaña. Algo tan simple y natural como es correr se convierte en una experiencia alucinante cuando se practica por la montaña y puede ser uno de los deportes en la naturaleza más al alcance de la mano. Correr por montaña supone un nuevo escalón, un nuevo intento de superación humana, convertido en una auténtica especialidad que requiere unas técnicas específicas y un control mental que sólo da la experiencia.

En principio se trata de algo tan simple como hacer en dos horas un recorrido que andando se hace en seis por ejemplo. Pero cada sendero, cada montaña tiene su particularidad. El desnivel de las subidas apenas deja correr, nos impone un mayor esfuerzo muscular, la zancada se acorta enormemente y el avance es mínimo. En las alturas el oxígeno es menor y cada bocado de aire se hace más difícil. Las bajadas pueden hacerte rodar si no controlas tus apoyos.
           
El terreno es uno de los aspectos más importantes y decisivos al correr. Es importante adaptarse a un suelo irregular, a correr o deslizarse por nieve o barro, a saltar sobre piedras e incluso treparlas y a buscar los mejores apoyos en las bajadas. Es por ello que la elección del calzado tiene una gran importancia, las zapatillas de “trail“ son zapatillas más reforzadas puesto que sufren continuos roces con elementos del terreno. Su suela tiene un mayor agarre por lo que es más rugosa y la estabilidad que proporcionan también juega un papel vital para evitar lesiones y proporcionar un mejor apoyo.
   Por lo que hace referencia al material textil con el que afrontar las montañas, este es una mezcla del usado en atletismo y en montañismo. En verano hay que utilizar tejidos ligeros que ayuden a expulsar el sudor, siempre complementados con una crema protectora solar y gafas de sol, siendo aconsejable también el utilizar algún tipo de protector para la cabeza del tipo “buff“ o simplemente una gorra. Las mallas, camiseta y calcetines compuestos de material térmico acompañaran a los guantes y gorros. También es aconsejable que el calzado este compuesto de alguna membrana tipo “gore tex“que nos evitara enfriamientos y humedades no demasiado aconsejables para esa época del año en las extremidades inferiores. Es conveniente conocer los itinerarios, pues corriendo es más fácil despistarse en montaña, y estudiar si es conveniente llevar algo de líquido y alimento. Asimismo es importante un control mental y conocimiento de nuestro estado físico para no desfondarse enseguida. Regular en las subidas o en las bajadas y calcular el tiempo que estaremos corriendo nos puede salvar de una "pájara" o de pasar un mal rato. En España ya se vienen organizando carreras con regularidad desde hace algo más de una década y el primer maratón de montaña español fue en 1995. En el resto del mundo hay muchas y muy importantes pruebas con miles de participantes con desniveles y distancias que sorprenderían a cualquiera. Si estamos acostumbrados a correr no es necesario seguir un plan específico para iniciarse en este deporte, y si no lo estamos realizaremos una actividad más cercana al senderismo, simplemente calzarse unas zapatillas y salir a correr por los caminos de montaña que antes hacíamos andando. En los tramos más empinados echaremos a andar y poco a poco iremos conquistando todo lo que nos propongamos.
            Cuando nos preguntamos por qué esta “fiebre” de salir a correr por las montaña, nos damos cuenta que “No sólo de adrenalina vive el hombre”. A veces es mejor pararnos simplemente a descansar y coger fuerzas. Estos días que ha comenzado el buen tiempo y que muchos iremos  a la montaña, es un buen momento para aprovechar todas las oportunidades que la Naturaleza nos brinda para disfrutar de ella y con ella.
            La respiración: el aire puro de las montañas está cargado de iones negativos que son precisamente los saludables, a diferencia de la contaminada atmósfera de la ciudad en la que abundan los iones positivos. Por eso uno se siente tan refrescado y vigorizado tras pasar un día en la montaña, aun después de un ejercicio intenso. Lo mejor es realizar respiraciones profundas para que todo el sistema respiratorio se beneficie de este aire tan purificado. La desconexión: el simple hecho de estar lejos de nuestro entorno habitual y posiblemente estresante ya es una buena forma de evasión. Hay que aprovechar para olvidar la rutina y cargar las pilas en contacto con la Naturaleza. La contemplación: es un buen momento para re-descubrir la belleza y la magia de los parajes donde estéis. Dedicar unos minutos a deleitaros con la visión de la nieve, los árboles, las aves, las nubes, las flores, … y a escuchar simplemente los sonidos de la Naturaleza.
            En esta época en que científicos y políticos nos auguran un sombrío futuro medioambiental con el cambio climático, es buen momento para inspirarnos, contemplar la Naturaleza con ojos de niño, agradecerle todo lo que hace por nosotros y pedir para que se conserve así o mejor para las generaciones futuras.
            Es, en estos momentos, en los que estamos empezando a mirar a otras zonas que van mas allá de la pista, del polígono o la vuelta al pueblo, empezamos a fijarnos en ese camino que zigzaguea entre pinos, en esa senda que parece perderse tras aquella colina, en ese prado que va paralelo al rio, por donde parece no pasar nadie, y que nuestro compañero dice que si vamos por ahí estaremos haciendo TRAIL.
 
  Cinco letras, TRAIL, engloban un concepto amplio y sólo definible a través de su contario. En una de sus primeras acepciones en el diccionario de lengua inglesa, trail significa huella; huella que solo puede quedar impresa en la tierra y no en el asfalto. Trail es un sustantivo polisémico y, como tal, posee otros sentidos: es rastro y también camino de tierra.
            La tierra en cualquiera de sus versiones como soporte de nuestra actividad, como elemento diferencial: tierra de entorno rural; de baja, media o alta montaña; de caminos balizados, de senderos en desuso, pistas forestales, canchales, bloques y roquedos.
           
 Trail, estas cinco letras, está cerca y lejos: este condensado de significados y connotaciones, omnipresente en el día a día, en la calle, se manifiesta constantemente, bautizando algún modelo de automóvil, una clase de motocicletas, de bicicletas de camino, que no de montaña, y un largo etcétera de productos deportivos que sugieren el lado natural y moderadamente activo de la existencia.
  Trail condensa en su sonoridad breve, en su estructura monosilábica, las comunidades de corredores que buscan, fuera del asfalto, un sentido a su actividad deportiva. Trail recoge, como sus tres consonantes (t, r ,l) sugieren, los denominadores comunes: tierra, transitar y ligereza. A partir de aquí, por favor, que cada cual los use a su manera, con imaginación, creatividad y respeto.

 Y las carreras, las competiciones recogen perfectamente esta esencia, esta filosofía que engancha a todo aquel que la prueba, donde lo importante no es “calentar bien para salir deprisa”, ni colocarte el primero en la salida, sino charlar con los compañeros, algunos que no ves desde la última locura por aquella senda perdida y lloviendo, donde compartes con ellos la el espíritu de superación de cada uno. ¿Qué importancia tendrían los ganadores si no existiésemos nosotros que emplearemos muchísimo más tiempo que ellos?
    El momento más emotivo en muchas de estas carreras es el mismo: la llegada del último participante a meta. No porque esté sufriendo, sino porque vemos en él y nos irradia una mirada de satisfacción y felicidad por haber llegado a meta, por haber completado el reto propuesto, esa mirada que a todos nos gustaría tener en las carreras y en la vida.
    A los efectos del presente trabajo, a pesar de que con posterioridad haremos algunas referencias a otras modalidades, nos vamos a centrar en las carreras por montaña, como modalidad y actividad participativa y competitiva, haciendo ligeras referencias a lo que verdaderamente nos gusta salir a caminar-correr (CACO) por la naturaleza, por los caminos, por las sendas, etc.
 
Y LO MAS IMPORTANTE DE TODO, SI SALES A CORRER POR LA MONTAÑA DISFRUTA DE ELLA.