viernes, noviembre 18, 2011

ZAPATILLAS TODO TERRENO

Muchos deportistas me preguntan cuáles son las mejores zapatillas de montaña, pregunta de muy difícil respuesta, pues depende de para qué y para quién. Hay muchas y muy buenas, gran variedad de modelos de alta calidad y prestaciones que seguro se adaptan a la mayoría de las necesidades.
Entre las principales actividades relacionadas con el trail y la montaña destacarían los entrenamientos para carreras de montaña, las competiciones, las carreras de ultra-trail y larga distancia y los raids de aventura.
Las características que se deben exigir a unas zapatillas de trail son amortiguación, estabilidad, agarre, respuesta, flexibilidad… entre otras y según el uso al que las vamos a destinar y nuestras características fisiológicas (peso y tipo de pisada fundamentalmente) serán más apropiadas unas propiedades específicas. Con ello pretendemos una buena protección del pie, disminuir el impacto de músculos, tendones y esqueleto, corregir una pisada inestable en un terreno que muchas veces será irregular, adherencia al suelo, comodidad y sobre todo poder disfrutar de un deporte tan gratificante evitando cualquier tipo de lesión.
Si somos corredores habituales un consejo muy útil, desde mi punto de vista, es tener dos o tres pares de zapatillas de entrenamiento, si es posible de marcas diferentes y entrenar con ellas días alternos. De esta forma minimizaremos posibles vicios de nuestra pisada y, aunque entiendo que es una pequeña inversión, con el tiempo resultará barato, puesto que la duración de las zapatillas se alargará y es muy probable que nos ahorremos alguna lesión con el disgusto que esto siempre conlleva.
No hay que olvidar que la zapatilla, con el tiempo y el uso, se va deformando (aunque a veces a simple vista no lo parezca) y va perdiendo sus propiedades iniciales.
Vamos a estudiar cuáles son las partes de las zapatillas y la misión que cumple fundamentalmente cada una de ellas.
El cuerpo o corte de la zapatilla es la parte superior donde introducimos el pie, va unida a la horma y nos va a proporcionar comodidad y sujeción del pie por un lado y protección por otro.
Ha de ser transpirable para una buena eliminación del sudor, disponer de protecciones en puntera y laterales para evitar la abrasión y desgaste y minimizar los golpes que nos podamos dar con el pie en la carrera. Igualmente pueden tener una membrana interior como protección para entrada de polvo en terrenos arenosos o agua en zonas húmedas. La parte trasera donde la zapatilla abraza la zona superior del talón en el tendón de Aquiles debe ser flexible y tener un rebaje central para que el tendón no roce provocando alguna molestia o lesión. He probado en alguna ocasión modelos que presentaban este defecto y eran muy incómodos.
Igualmente la lengüeta debe proporcionarnos comodidad y evitar la entrada de elementos extraños (arena y piedrecillas en el pie); el sistema de atado debe ser práctico y efectivo para una buena sujeción. Actualmente tenemos los cordones tradicionales y los de ajuste rápido.
Creo que es cuestión de preferencias el uso de uno u otro, ambos me parecen buenos (a mi me gustan más los tradicionales) y es cada marca la que elige su tipo.
La horma es el molde sobre el cual se sustenta por la parte superior el cuerpo de la zapatilla y por la inferior la entresuela.
Normalmente las hormas de chica son un poco más estrechas que las de chico.
Hay atletas (chicas) con el pie más ancho que en ocasiones un modelo de chico se acopla perfectamente a su pie y viceversa, atletas (chicos) con pie más estrecho con preferencia por modelos de chica.
Es muy importante a la hora de elegir las zapatillas que la horma se ajuste bien a nuestros pies y nos resulte cómoda.
La entresuela o mediasuela se encarga fundamentalmente de la amortiguación.
Ésta es quizás la característica más importante a tener en cuenta.
El peso del cuerpo del corredor añadido a su velocidad provocan un impacto considerable en todo nuestro cuerpo que reciben músculos, tendones y toda la estructura ósea del esqueleto. Por esto es tan importante minimizar y reducir este efecto, especialmente en entrenamientos, competiciones y carreras largas de ultratrail donde el número de golpes fuertes es tan elevado.
La mayoría de las marcas emplean como material para la entresuela el Etilen Vinil Acetato (EVA) en distintas densidades, un polímero con un efecto memoria excepcional para retornar a su forma original después de deformarse, lo cual logra una gran amortiguación para la zapatilla.
Por ejemplo, en un raid de aventura o un trekking donde el ritmo de competición o marcha es más lento, el impacto es muy inferior y ésta no es una cualidad tan importante para las zapatillas de raids.
Aquí buscamos más estabilidad, comodidad y protección y abrigo para el pie durante muchas horas.
En una competición más corta (hasta 2 - 3 horas) podemos elegir una zapatilla más rápida (más ligera) con menos amortiguación, su respuesta será más efectiva, pero también sufrirán más nuestras piernas (gemelos y cuádriceps) y cuerpo en general, a favor de un mejor rendimiento, pero no debemos abusar del uso de estos modelos más competitivos, más ligeros y menos amortiguados porque podríamos lesionarnos.
Por último tenemos la suela, elemento de contacto con el terreno, contribuye a la amortiguación, estabilidad y principalmente a la tracción y el agarre.
Debe ser buena, en seco y en mojado, de un material duradero y con buena resistencia a la abrasión y desgaste. En la mayoría de los casos para mejorar sus cualidades lleva unos pequeños tacos que deben estar muy o muy poco separados, porque si no se quedan piedras de tamaño medio encajadas y es muy incómodo.
En ocasiones entre suela y mediasuela algunas marcas sitúan una lámina de fibra que contribuye a la estabilidad, sirve de refuerzo en modelos pronadores (para corredores que pisan hacia el interior)
o supinadores (los que pisan deformando hacia el exterior) y también impiden que una rama u objeto punzante pueda clavarse protegiendo así a la entresuela y al propio pie.
En definitiva, la elección de una zapatilla no siempre es tarea fácil, pero espero que quizás toda esta información y el análisis de los modelos que se presentan a continuación puedan servir de ayuda.

Texto: Aurelio olivar (revista Trail).