sábado, marzo 12, 2011

El ultrafondista navarro Ricardo Abad quiere hacer los 500 maratones en 500 días

El corredor belga Stefaan Engels logró la mayor hazaña deportiva de lo que llevamos de año al completar el pasado 5 de febrero en Barcelona su 365º maratón en 365 días. Todo un récord del mundo, Guiness, casi inimaginable e imposible de superar. Sin embargo alguien en nuestro país está dispuesto a superarle para llegar hasta los 500 maratones. A estas horas, el ultrafondista navarro Ricardo Abad debe estar celebrando un triunfo parcial tras completar su 150º jornada. El domingo que viene estará en tierras catalanas para completar el XXXIII Maratón de Barcelona, una etapa más de su aventura que le permitirá gozar de compañía. La meta final aún está lejos: el 13 de febrero de 2012.

Serán 500 maratones en 500 días consecutivos. Sin excusas, sin días de fiesta, sin posibilidad de saltarse una jornada pase lo que pase, o un kilómetro. Haga frío, calor, llueva, nieve, esté enfermo o cansado, tenga ganas o no… este corredor se ha propuesto pasar a los anales de la historia del deporte. Si lo consigue, y para impresionar, habrá recorrido 21.097,5 kilómetros, es decir, la distancia del trayecto ida y vuelta entre Madrid y Seúl, en un año y casi 5 meses. .

Hablamos con Ricardo justo antes de ponerse el atuendo para salir a correr .Tiene unos minutos entre el desayuno y la carretera. Nos confiesa que se acaba de levantar. Es tarde, son casi las 12:30 del mediodía, pero tiene disculpa porque se acostó de buena mañana. Y es que Riki trabaja en la fábrica de la empresa Fagor de la localidad navarra de Tafalla.

Este responsable de planta trabaja ocho horas a turnos: una semana de mañana, otra de tarde y otra de noche. Cuando trabaja de mañana o de noche, corre por la tarde, y cuando trabaja de tarde, corre por la mañana. Además, estos cambios le obligan a tener que completar en alguna ocasión hasta dos maratones en menos de 12 horas. Esta semana le tocó el turno más intempestivo y con apenas cuatro horas de descanso no tiene problemas en calzarse las zapatillas y hacer los 42,195 kilómetros de cada día.

Esta es una de las principales diferencias entre reto que persigue Ricardo y el que acaba de lograr el belga Engels, que se dedicó profesionalmente a su aventura y no compatibilizó la carrera con jornada laboral alguna. Ricardo en cambio no puede descuidar sus obligaciones por falta de medios económicos para dedicarse en exclusiva a su pasión. Otra de las diferencias con Engels es el “toque solidario” con el que el navarro tiñe su desafío. “Siempre lo he hecho, en todos mis retos deportivos”, explica. “He colaborado con Aldeas Infantiles, con UNICEF y ahora con ANFAS”, la asociación navarra en favor de las personas con discapacidad intelectual.

Riki no resta mérito a la hazaña del belga, todo lo contrario, fue precisamente el ímpetu de Engels quien le hizo decidirse a intentar superarle, pero admite que el suyo es más difícil. Hoy su moral recibe un gran impulso al igualar su mejor marca, los 150 maratones en 150 días, que ya completó en 2009. “Lo hice y acabé con ganas de haber seguido” asegura, pero aplazó su idea para completar otros desafíos extremos como los 189 km en 24 horas, los 238,5 km en 34 horas sin descanso y los 8 maratones seguidos en 58 horas y 19 minutos.

Como Engels, el navarro también persigue el récord, por eso además de las cuatro horas que dedica a correr y las ocho a trabajar, destina al menos una más a publicar en su blog una crónica de su aventura diaria junto con todas las gráficas, el mapa del recorrido y una foto con un diario del día, elementos acreditativos para demostrar la veracidad de cada etapa.

Sin control médico, ni dieta especial, ni siquiera música…
Reconoce que es un reto “exigente”, pero confía en sus posibilidades, en su físico y en su control mental. “Llevo 4 o 5 años corriendo (antes se descargaba sobre el sillín de una bicicleta) y mentalmente tienes que estar muy bien preparado”, pero considera que es una cuestión de genética más que de preparación física”. Porque Ricardo no lleva control médico alguno, ni asistencia, ni siquiera una dieta especial, sólo se fía de su larga experiencia como deportista y su voluntad de acero.

“Tampoco corro escuchando música porque un rato es agradable pero cuatro horas es molesto. Cuando llevas cuatro horas molesta todo”. Así que además de correr solo y devorar kilómetros de carretera, Ricardo debe luchar contra sus pensamientos. Cuatro horas en solitario dan para pensar mucho así que “pienso en vacaciones, en el trabajo, le doy vueltas a futuros retos… Se trata de pensar en cosas que te entretengan y te hagan sentir bien, no pensar en lo que me queda… aunque sea algo inevitable”, confiesa.

Ricardo también admite que “hay días que lo llevas muy bien y otros en los que salir a correr es como una losa y sales a correr sin mirar antes por la ventana”. Aunque “el invierno ha sido suave, los que peor lo paso son los días con lluvia”, asegura. La lluvia, el frío o las ganas de estar con su mujer y su hija Ainhoa no le han hecho parar de momento. Ricardo lleva cinco meses corriendo y no ha sufrido lesiones importantes más allá de sufrir el dolor de las piernas cargadas y una gripe con mucha fiebre que le complicó mucho una jornada de finales de enero. Se mareó tan solo pisar el asfalto pero acabó completando la etapa. “Es increíble cómo responde a veces el cuerpo”, reflexiona. Pese a todo, al llegar a su meta diaria, a Riki le recorre un placentero orgullo por el cuerpo, necesario para continuar.

Su currículum es tan impresionante como poco conocido. Seguramente sorprenderá que Riki fue nominado al Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 2009, edición en que ganó la saltadora rusa Yelena Isinbayeva, pero ha logrado impresionantes marcas como los 2.000 km en 26 etapas entre Motril-Portugal-Cornisa Cantábrica, los 1.750 km en 23 días de la travesía Tafalla-Girona-Motril, o los 1.220 en 14 días y 5 horas entre Tarifa y San Sebastián.

“Correr es como una droga”, asegura, y no soportaría “fallar un día”.

LA VANGUARDIA

1 comentario:

Suso dijo...

Mi comentario no le quita ningún mérito a Ricardo, ya que su proeza está al alcance de muy pocos, pero
La Vanguardia debería saber que Serge Girard ha realizado 27.011 km en 365 días, a 74 km al día.