miércoles, junio 19, 2019

TRANSPIRENAICA CICLOCROSS 2019. HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO.

OTRAS IDEAS PARA CRUZAR EL PIRINEO DE PUNTA A PUNTA.

Este mes de junio y aprovechando que el día es largo, He querido disfrutar de  poco menos de 2 semanas en hacer esta Transpirenaica que ha sido distinta a las últimas que había realizado en años anteriores con mi BTT.
Cuando hace más de 30 años quise hacer ya este recorrido a las Bravas. Sin conocer mucha parte de terreno, conociendo solamente la parte del Pirineo de Huesca. Fue con esas primeras bicis de montañas que salieron, sin suspensión y de hierro. Menudas maquinas elegantes, si la partías, lo único que tenias que hacer era soldarla. No existía el GPS, solo tenía que leer y mirar todo el montón de mapas 1.25000 cacho a cacho que tenía el Pirineo. El desconocimiento de todo era grande, por donde moverme, como se va cargado con la bici, que llevar…. Pero estaba claro que no faltaban las ganas de salir a la aventura. Recuerdo aquellos momentos de sufrimiento porteando la bici a mis espadas, por camino que veía que se podía pasar, por allí marchaba. Recuerdo alguna que otra pájara y sudada, sentado al lado del camino para descansar y pasar los malos momentos. Había mucho desconocimiento del por qué hacer así las cosas. Esos terrones de azúcar que llevaba en la mochila para estos momentos malos. Jo, como han cambiado tanto muchas cosas antes lógicas.
Siempre estuvieron allí las ganas y el deseo de hacer algo guapo que te dejara marca con buen sabor de boca y por suerte seguimos conservando esa ilusión pero con 30 años más.
Estos días  he querido volver a revivir esos añorados deseos y volver aquellos años a revivir de cierta manera aquellos momentos pasados. Quería hacer algo parecido, comparando la experiencia de ahora y la fuerza de aquellos años y revivir aquella época prodigiosa que he conseguido en parte. Decir que me he quedado un poco con las ganas, bien por días de mal tiempo que me han limitado un poco en el recorrido. Pues los pasos altos de montañas con amenaza de temporal, lloviendo todo el día y nevando en cotas bajas, me obligaron hacer alguna parte del recorrido por carretera. Esos si subiendo los puertos de montaña e intentando proteger del frío,  de la lluvia en los largos descensos a los valles, vestido con plásticos y todo lo que veía que me podían dar algo de calor.  Este mes de junio ha sido algo frío.
Bueno todos son escusas.  Aparte en este viaje, he optado en vez de llevar alforjas como tantas veces he llevado y por cierto, comodísimas. He llevado una mochila de 10kg de peso que la alternaba llevándola en el portabultos si de pista se trataba, o en la espalda, descendiendo por senderos y bajadas por montaña para ganar estabilidad en el descenso.
Aunque Transpirenaica salvaje, también en estos años ha cambiado algunos tramos de aquellos de antes, como trozos de pistas en cementadas o asfaltadas. Hay pistas nuevas que no dudamos en coge y no por ello deja de ser un recorrido menos bonito. Al contrario, se ve más cuidado estos lugares que han arreglado y señalizado. Cruzando fotogénicos paisajes  como barrancos, collados, praderas, ríos, pueblos y un sinfín de…etc. etc. que he ido atravesando a lo largo de estos 1000km de ruta.
 Que buenas personas he encontrado también en el camino, Hosteleros, caseros, guardas de refugio, dueños de casas rurales, ciclistas encontrados por la ruta, excursionistas. Muchos de ellos han tenido gestos muy generosos para mí. Un abrazo a todos.
Como novedad he quitado un poco de peso a la bici comparada con aquellas de antaño y he llevado mi bici de ciclocrós.  Bici fuerte, menos pesada que aquellas otras, pero a la vez menos estable que una de montaña normal. Esta bici mia, debido a sus estrechas cubiertas y a su corto y curvo manillar, hace a la bici más estable. Tampoco me hubiese ido mal un piñon un poco más grande, pues en muchos momentos he tenido que limitarme  a empujar la bici.
Bueno, que puedo decir. Una maravilla el poder y conseguir hacer recorridos con este tipo de bicicleta. La veo muy factible, he pillado mucha confianza con ella y la encuentro como perfecta candidata para seguir haciendo de las mías en otras ocasiones.
Esta Transpirenaica han sido 11 días duros con 1000km de distancia y unos 23000m de subida acumulada, donde no han faltado los pinchazos con alguna avería mas y he recopilado un montón de anécdotas y de problemas que los he ido solucionando sobre la marcha. Pero allí está el día a día y el quid de la cuestión. Muy importante el saber resolver los problemas sobre la marcha y seguir adelante.
De esta manera los recuerdos y las vivencias crecen en emociones.  Si sales de viaje y no te pasa nada, pues vale. Pero el viaje tiene menos gracia, je je, de todas maneras los malos momentos se pasan y queda lo bueno y lo aprendido del momento. Bueno, es mi pensar.
Está claro que en su día  me hubiera gustado haber sacado una Guía del recorrido, pero todo el mundo me intento quitar la idea de mi cabeza. (Pues quien va a ir por la montaña con la bici cargada), me decían. Hombre está claro que cargar cargo, empujar empujo, pero ir encima de ella por senderos, pistas y cuesta abajo por prados y sitios ciclables. Así también puede compensar un poco.
Por suerte el mundo de la bici ha cambiado en todos estos años y ahora ves mucha gente por sitios impensables, cargando con sus bicis, haciendo descensos espectaculares. Quién sabe, igual alguien lee este articulo y le pasa por la cabeza un maravilloso sueño para realizar. Allí estará la ruta con sus track.
Por si acaso.


























No hay comentarios: